El Cánnabis entra en Política

La plataforma Regulación Responsable pretende marcar el camino de la despenalización del cannabis

“Damos por hecho que la regulación va a llegar, y queremos que llegue en 2017” con estas palabras comenzaba su intervención en el Círculo de Bellas Artes de Madrid Ramón Morcillo, portavoz de la plataforma Regulación Responsable, en la presentación de la propuesta que pretende introducir en la campaña electoral el debate acerca de la despenalización del cannabis.

“La legislación actual no ha conseguido sus objetivos: no ha reducido el número de consumidores, ni protege la salud pública al dejar el cannabis en un mercado negro en manos de las mafias” sentencia Morcillo, quien destaca la necesidad de llevar a cabo “una regulación desde un punto de vista integral” en cuanto al consumo, producción y distribución, y “a todos los niveles” desde el autoconsumo y el consumo compartido (clubes de fumadores), hasta su uso medicinal, pasando por los “canales de distribución”.

La portavoz Gemma Lago destaca que el debate constituye “un diálogo necesario entre la sociedad, organizaciones y partidos políticos”. “Queremos tener voz y poder incidir en el proceso de regulación para así poder cambiar la manera en la que se ve esta parte de la ciudadanía y empoderarla”. La portavoz ha incidido en que para poder dar una respuesta adecuada los partidos políticos deben “entender los derechos humanos y civiles de los usuarios de cannabis”. Como ejemplo tienen logros que “corresponden a una gran movilización social” como la Ley del Aborto o el Matrimonio Homosexual.

wpid-wp-1446324794665.jpegDesde la plataforma afirman que “intentan” mantener contacto con todas las plataformas políticas y sus líderes, aunque matizan hay diferentes posturas. “Podemos, Ciudadanos e Izquierda Unida llevan la regulación en sus programas electorales, la última lleva muchos años reclamándolo. El PSOE habla de abrir un debate necesario y tenemos relación con algunos sectores del PP, pero su postura es contraria”.

Bernardo Soriano, miembro de la Comisión Jurídica de la plataforma, ha querido “transmitir un mensaje no derrotista al movimiento cannábico” dadas las últimas sentencias judiciales (484/2015) contra “las que se ha presentado un incidente de nulidad y se plantea presentar un recurso de amparo”.

Al acto han acudido miembros de la comunidad universitaria como Araceli Manjón-Cabeza, Secretaria General de la Universidad Complutense de Madrid y Directora de la Cátedra Extraordinaria Drogas Siglo XXI, quien ha manifestado la idoneidad de la regulación “entendida como control por parte del Estado, no una barra libre”. “La legislación actual a nivel mundial ha sido un fracaso con consecuencias como el aumento del crimen, el poder de las mafias y la circulación de sustancias venenosas”, y advierte que “España ha sido un país tradicionalmente progresista con la legislación en torno a la droga, ni siquiera en la dictadura su consumo era delito, pero hoy hay una tendencia, con medidas como la Ley de Seguridad Ciudadana, que va a contracorriente del resto del planeta” en referencia a los avances conseguidos en Uruguay o en territorios de Estados Unidos como Colorado.

Manuel Guzmán, Catedrático de Bioquímica y Biología Molecular en la Universidad Complutense de Madrid, ha estudiado durante más de 20 años los efectos del cannabis en el organismo y aboga por “utilizar el tema de una manera abierta” enfocándolo en su uso medicinal. “El cannabis se ha usado durante muchos siglos, pero su explosión ha sido en los últimos 20 años con avances científicos que respaldan su uso con fines terapéuticos”. “El cannabis medicinal está muy por encima del nivel de los curanderos o hechiceros como para merecer la misma respetabilidad de algunos fármacos que consumimos a diario”, sentencia.

Una usuaria del cannabis con fines terapéuticos, Carola Pérez, miembro del Observatorio Español de Cannabis Medicinal, explica que el cannabis le ayuda con sus “dolencias después de haber probado todas las medidas de la medicina tradicional”. Aunque “dolencias” parece un eufemismo para el padecimiento de quien ha tenido 11 operaciones de espalda y sufre dolor crónico neuropático y fibromialgia. Denuncia que “los enfermos estamos viviendo una situación incomprensible” ya que “el mercado negro hace que seamos víctimas de la picaresca y nosotros queremos que el cannabis sea como cualquier otro tratamiento médico y tenga unos controles”.

En cuanto al impacto económico que podría tener la regulación en España admiten que “aún no tenemos el informe oficial” aunque están inmersos en su elaboración con una extrapolación de los datos obtenidos en Colorado (EEUU) junto con otros parámetros, como el gasto de la población reclusa, para el caso concreto de nuestro país, pero con una primera aproximación dicen que “rondaría los 800 o 900 millones de euros de recaudación”.

fuente: http://www.elmundo.es/sociedad/2015/11/26/565713af46163fdf3a8b45f3.htmlFacebooktwittergoogle_plusredditmail

Deja una respuesta

  • Marcelo

    Comparto y aún agregaría alguna idea más: el impacto ecológico-ambiental que podría tener el uso de la fibra cannabica en reemplazo de la tala de bosques…
    La cantidad de nuevas fuentes de trabajo que aportaría en alivio de la desocupación.
    El espacio libre que generaría en las cárceles y que puede hacer lugar a la cantidad de corruptos que habrá que sacar de circulación….
    Además de los beneficios económicos que en el turismo se podrían llegar a generar…

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *